Fasciaterapia

Método Danis Bois


El tejido conjuntivo conforma y está en constante relación con las estructuras que lo rodean, en un continuo deslizamiento que aporta fluidez y armonía al organismo. Cualquier cambio en el tejido debido a inflamaciones, edemas, desgarros, torceduras, esguinces, luxaciones, etc. genera una tensión e irritación el tejido conectivo que repercute en el equilibrio y organización de todo el cuerpo.

La Fasciaterapia encuentra un terreno de aplicación privilegiado en los dolores corporales, ya sean locomotores, traumáticos, musculares, disfunciones articulares y en la deformidad.

Hernias, cervicalgias, tortícolis congénita, latigazo cervical, escoliosis, lumbago, ciáticas.

Esguinces, hombro doloroso, síndrome del túnel carpiano, artritis, inflamaciones, edemas.

Dolor de cabeza, dolor de cuello y dolor crónico de la espalda y la pelvis, así como todo tipo de lesiones deportivas.

También permite aliviar los dolores psicosomáticos y las somatizaciones que acompañan los disturbios psicológicos.

En el área odontológica son especialmente interesantes sus aplicaciones en la A.T.M., tratamiento de disfunciones linguales y de la musculatura perional, contracturas de la musculatura submandibular y cuello, o alteraciones de los maxilares.

Fasciaterapia

Fasciaterapia