Cuida tu Fascia


COMO CUIDAR DE TUS FASCIAS

MUEVELA O PIERDELA: Las adherencias pegajosas se forman entre las superficies fasciales que no se mueven con regularidad, y con el tiempo estas adherencias llegan a ser lo suficiente fuertes como para inhibir el rango de movimiento. Tómate unos minutos a primera hora de la mañana para rodar en la cama y realmente estirar, desde la cabeza hasta los dedos de los pies, como lo haría un gato después de su siesta.

MANTELA LUBRICADA: Al igual que todos los demás tejidos del cuerpo, tu fascia está hecha de agua. Funciona mejor, se mueve mejor y se siente mejor cuando está hidratada. Por lo tanto, a beber agua!

ESTIRA TUS MÚSCULOS: Cuando los músculos están crónicamente contraídos, la fascia que rodea a dichos músculos se contrae con ellos. Con el tiempo la fascia se vuelve rígida comprimiendo los músculos y los nervios.

ESTIRAR TU FASCIA: Una vez que tu fascia se ha endurecido no quiere soltarse. Debido a que la fascia puede soportar hasta 363kg de presión por  1 cm2, no fuerces tu estiramiento, estira suavemente. La Fascia también trabaja en ciclos como los músculos pero se contrae y se estira más lentamente. Para estirar la fascia, mantén suaves estiramientos de tres a cinco minutos, relájate  y respira a la zona, mientras mantienes el estiramiento.

RELAX! Si te pasas todo el día tensa y contraída en un escritorio, los baños de hielo pueden no ser lo mejor para ti.  15 a 20 minutos en un baño de sales de Epsom caliente pueden convencer a la fascia tensionada para aflojarse, y de esta manera soltar los músculos de su territorio. Asegúrate de continuar luego con 10 minutos de actividad ligera para evitar la acumulación de sangre en los músculos. Utiliza un roller de espuma  (y como en el estiramiento, utilizar un roller de espuma para tus fascias es diferente que si lo haces para tus músculos). Se amable y hazlo con movimientos lentos, y cuando encuentres un área de tensión, mantén la presión sostenida de tres a cinco minutos. Puedes practicar el auto-masaje con las mismas reglas.

RESPETAR SU CUERPO: Si estás pasando por un proceso de recuperación de una lesión, o volviendo de una cojera, ten cuidado: Tu fascia responderá a tus nuevas mecánicas y, con el tiempo, incluso después de que tu lesión haya desaparecido, es posible que mantenga el mismo patrón de movimiento. Este es uno de los motivos por los que se entra en un ciclo de lesiones.

VER A UN ESPECIALISTA FASCIAL y EDUCADOR DE MOVIMIENTO: Si tienes una lesión persistente, acabas de tener un esguince o simplemente no te sientes bien últimamente, aquí es donde puedo entrar a apoyarte. La terapia Craneo-Sacral, La Terapia Manual Visceral y la Fasciaterapia trabajan todas con esta maravillosa envoltura llamada Fascia. Aunque una terapia se centre mas en el sistema nervioso, otra en el sistema visceral y la ultima en el sistema musculo esquelético como hemos visto Fascia hay solo una, compuesta de diferentes capas o planos que se comunican como una tela de araña en 3 dimensiones. Y como dice Tom Myers, al intentar crear un enfoque lo mas holístico posible debemos tener en cuenta todos los planos que constituyen este tejido conectivo o fascia que es lo que conseguimos al unir estas tres modalidades.

Después de la terapia manual, a veces incluiremos consignas verbales, ejercicios sencillos basados en la Técnica Alexander, el Body-Mind Centering y la Gimnasia Sensorial para disminuir los patrones de movimiento destructivos inconscientes que pueden irritar la fascia.