Fundamentos de la Fascia


FUNDAMENTOS  de las FASCIAS

¿Qué es exactamente lo que hace? Se envuelve alrededor de cada una de sus partes internas individuales, las mantiene separadas y permite que se deslicen unas sobre otras fácilmente con cada movimiento que realizas. Es fuerte, resbaladiza y húmeda. Crea una envoltura alrededor de cada músculo, resiste al sobre-estiramiento y actúa como un freno de emergencia anatómico pues es más dura que este. Conecta tus órganos a las costillas a los músculos y todos los huesos entre sí. Estructura tu interior en una hazaña de la ingeniería, llamada tensegridad, que equilibra los factores de estrés y contra-estrés para crear una unidad de cuerpo móvil, flexible y resiliente.

“La fascia es el elemento que falta en la ecuación de movimiento / estabilidad”, dice Tom Myers, autor del aclamado libro Vías Anatómicas. Myers fue uno de los primeros profesionales de la medicina en desafiar la ignorancia del campo de la fascia en el cuerpo humano. Él ha defendido durante mucho tiempo un tratamiento más holístico, con un enfoque de la fascia como un apreciado supervisor. “Mientras que cada anatomía enumera alrededor de 600 músculos diferentes, es más exacto decir que hay un solo músculo que se vierte en seiscientos bolsitas de la cincha aponeurótica. La “ilusión” de los músculos separados ha sido creada por el bisturí de los anatomistas, dividiendo los tejidos a lo largo de los planos de las fascias. Este proceso reductivo no nos debe cegar ante la realidad de un todo unificado”.

PERO, CUALES SON LAS NUEVAS NOTICIAS? Lo que sacudió al mundo de la comunidad médica fue: la Fascia no es sólo una envoltura de plástico.  La Fascia puede contraerse y sentir y afectar la forma en que te mueves. Es nuestro órgano sensorial más rico, posee la capacidad para contraerse independientemente de los músculos, rodea y responde al estrés sin tu orden consciente. Esto significa que la fascia está afectando tus movimientos, para bien o para mal.

 

¿Qué tiene esto que ver contigo? Coge el cuello de su camisa y dale un pequeño tirón. Toda tu camisa responde, ¿verdad? El cuello de tu camisa se detiene en la parte de atrás de tu cuello. La parte baja de atrás de tu camisa sube unos centímetros hacia arriba. Tus mangas suben y dejan libres tus antebrazos. Luego se vuelve a colocar en su lugar. Eso es un poco lo que ocurre con la fascia. Se adapta como un gigante, la camiseta que  abraza a todo el cuerpo, desde la parte superior de la cabeza hasta la punta de los dedos de los pies y cruzan de ida y vuelta y por medio, y viceversa. No puedes mover sólo una parte de ella, y no puedes hacer un movimiento sin arrastrar el resto contigo. Ahora, tira del cuello de tu camisa de nuevo, sólo que esta vez, mantenla ahí durante ocho horas. Eso es aproximadamente el tiempo que pasas inclinada sobre un escritorio o un ordenador o al volante del coche, ¿verdad? Ahora, tire del cuello 2.500 veces. Eso es aproximadamente la cantidad de pasos que darías durante una media hora corriendo. Tu camisa probablemente no estará muy presentable llegado este punto… Afortunadamente, la fascia es mucho más dura que tu camisa, y tiene infinitamente más propiedades de auto-sanación. En su estado saludable es suave y flexible y se desliza con facilidad, lo que le permite moverse y estirarse en toda su longitud en cualquier dirección, siempre volviendo a su estado normal.  Por desgracia, es muy poco probable que tu fascia mantenga su flexibilidad forma o textura optimas. La falta de actividad consolidará las fibras, que antes eran flexibles, en una posición fija. El estrés crónico hace que las fibras se engrosen para intentar proteger al músculo subyacente. La mala postura, la falta de flexibilidad y movimientos repetitivos llevan a la fascia hacia patrones arraigados. Las adherencias se forman dentro de las fibras dañadas como arrugas- nudos en un suéter y una vez que se han formado son difíciles de eliminar.

Y, recuerda, está en todas partes. Esta red es tan continua, que si la consulta de tu médico tuviera que añadir un cartel de la verdadera anatomía humana, incluyendo las fascias, fascia es todo lo que verías. Grueso y blanco en lugares como la banda de fascia lata y la fascia plantar, y casi transparente en tus párpados, de menos de 1 mm. Y dentro de toda la fascia tienes adherencias y áreas de rigidez. Es posible que tengas un montón de ellas. Sin embargo, esto no es una mala noticia. Cada pequeña lesión que hayas producido en tu fascia es reversible.