Efectos en el bebé de la presión contenida


Desamoldamiento normal

Generalmente la cabeza del bebé recupera su forma durante la primera semana de vida. A esto ayuda el lloro, succionar y bostezar. Después se produce una pequeña recuperación en la forma de la cabeza, sin ayuda alguna.

Muchos bebés tienen extrañas formas en sus cabezas. Esto se debe invariablemente a presión retenida tras el nacimiento. Sin embargo sus cabezas no tienen por qué tener una forma rara para sufrir de compresión retenida. Cuando el niño crece, la asimetría de lo cabeza es menos obvia al crecer el pelo. Sin embargo si no se trata la presión retenida, esta permanece de por vida. Intente observar cuidadosamente las cabezas de adultos y observe señales de asimetría. Algunas cabezas de bebés están bastante desamoldadas, pero cuando crecen durante los seis primeros meses, la asimetría se torna obvia. Esto se debe a que las áreas de presión retenida tras et parto son incapaces de crecer libremente, de tal forma que conservan un tamaño pequeño en comparación con las “áreas liberadas”

“Cabezas comprimidas”

La presión retenida tras el parto ocasiona una amplia variedad de problemas en el bebé. Los efectos son muy individuales y algunos bebés se las arreglan mejor que otros. En algunos casos, incluso una compresión seria puede no causar aparente problema o un niño pequeño, pero le puede predisponer a otros problemas cuando crezca, como dolores de cabeza o la incapacidad de enfrentarse bien con un futuro trauma.