¿Qué es la Fascia?


Bajo tu piel, a unos 2mm, se encuentra la primera capa de fascia que envuelve tu cuerpo  y conecta como si de telas de araña se tratara cada musculo, cada órgano, cada hueso, cada vaso sanguíneo y cada niervo.  Esta capa o plano fascial es una estructura de tejido conectivo que se origina ya cuando somos fetos. La Fascia se compone principalmente de fibras de colágeno densas (además de fibras de elastina y sustancia fundamental) que crean un sistema de capas en todo el cuerpo, una red tridimensional como si de sábanas, cuerdas y bolsas se tratara, que se envuelven, se dividen y dan forma a músculos, huesos, nervios, vasos sanguíneos y órganos. Cada pequeña parte de ti está envuelta por en ella, comenzando por cada una de tus células. Estás protegida por la fascia, conectada por la fascia y sostenida en una  forma humana por la fascia.

¿Por qué nadie mencionó la fascia anteriormente? Porque muchas personas no saben mucho acerca de ella. Ese material desordenado que es la fascia, que son las fascias, es difícil de estudiar. Es tan amplio y entrelazado que se resiste a la norma médica de ser cortado y ser nombrado en las ilustraciones de los libros de texto. Además de eso, su función es complicada, más sutil que la de los otros sistemas. Para la mayoría de la historia médica se ha asumido que los huesos eran nuestro marco, los músculos el motor, y las fascias solo el embalaje. De hecho, la convención en disecciones de la escuela de medicina ha sido la de eliminar la mayor cantidad de la fascia como sea posible con el fin de ver lo que había debajo: “las cosas importantes”. Esa ilustración enmarcada que cuelga en la oficina de su doctor de un cuerpo humano rojo y musculoso, con los ojos abiertos es un cuerpo con su fascia eliminada, no es como eres  en el interior. Es un cuerpo sin su fascia y su tejido adiposo, así es más fácil de estudiar y es la manera como a los médicos siempre se les ha enseñado a mirar, hasta hace poco…

En 2007, el primer Congreso de Investigación Fascial internacional, que tuvo lugar en la Escuela de Medicina de Harvard, trajo consigo una nueva demanda de atención en el sistema fascial. Desde entonces a la fascia se han referido en reiteradas ocasiones como “El cuento de la Cenicienta” del mundo de la anatomía, hablando tanto de su intriga como del apasionado interés de aquellos que la estudian. Mientras no compartas la emoción de las comunidades médicas sobre mecano transducción y las propiedades contráctiles de los miofibroblastos, piensa sobre ello de esta manera: La fascia es un jugador importante en cada movimiento que haces y en todas las lesiones que hayas tenido, pero hasta cinco años atrás, nadie le prestó ninguna atención. Ahora se está recuperando el tiempo perdido.